-Mírale sus poros y penétralos como puntudas agujas dolorosas.

Siéntele el sudor frío del miedo inquietante que le genera la vida.

Escríbele palabras que desorbiten sus pupilas y aborten lágrimas de sangre.

Inyéctale felicidad a su consciencia perdida entre sueños nocturnos donde encuentra fantasías.

Inféctale de ternura la virginidad intocable en que aún conserva su querer.

Destrúyele ideas que conserva en el santuario protegido de sus recuerdos.

Oblígala a amarte, no pierdas la razón.

Comments
Share on Tumblr Skype Me™!